Madrugá




Salgo de la cocina y me encuentro a mi padre y a mis abuelos viendo la "madrugá" en la tele. Mi padre, en el sofá. Mis abuelos, sobre la mesa, por parejas, en sus marcos.

En silencio, vuelvo a mi habitación. Me pregunto lo loco (o lo solo) que debe de estar uno para llegar a eso. Pero luego pienso si alguien pondrá mi foto de cara a la pantalla para ver la segunda parte de El Padrino o un capítulo de Breaking Bad o La princesa prometida, y envidio a mis abuelos.

Mi padre y sus fantasmas. El pobre. Me meto en la cama sola y, como siempre, te doy las buenas noches.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*