La ley

semáforo

Al otro lado del paso de cebra, su pelo rubio desparramado sobre el suelo. Por la tangente, cuatro ruedas que ya no iban a frenar. Quise salvarla, desde luego. Pero por desgracia el semáforo estaba en rojo.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*