Shih Yung-Chun o un listado de animales dibujados con un pincel finísimo















Las peculiaridades del zapato izquierdo

En la página 793 de mi Arcoíris de gravedad un científico peruano habla con Enrico Fermi sobre las posibilidades de integrar nociones incas a la ingeniería nuclear. El italiano escucha mientras busca en el periódico la tabla de goleadores. Las frases del peruano lo desesperan. Refuta sus ideas y lo despide con estas palabras: “Lo que usted debe hacer para resolver los problemas del lanzamiento de la bomba es estudiar hasta el delirio un zapato.” En las siguientes dos páginas el peruano observa, mide y analiza las peculiaridades de su zapato izquierdo. 

A la mitad de una oración la escena se interrumpe. En lo que resta de la novela no existe ninguna explicación o recuerdo del destino del peruano. La incertidumbre me obligó a consultar el Arcoíris de la biblioteca, la página 793 era distinta, ninguna huella del andino ni de Fermi. Revisé el original en inglés pero la anécdota no aparece. Fatigué las ediciones comentadas y las distintas traducciones. En ningún ejemplar existe ese peruano convencido de que puede entender y explicar el universo gracias a uno de los más humildes hechos por el hombre.


Tinta azul

Michael Foucault llamó al editor del libro que leía. Estaba desconcertado y más. Su estado era el de la euforia. El editor dijo que no se trataba de un error, el párrafo era así, agregó que el traductor había consultado con Borges cada una de las posibilidades. Foucault copió las palabras en las 219 postales que tenía en su escritorio. Tardó cinco días en esa tarea. Un mes en recopilar las direcciones de amigos y camaradas. Hace un año en Niza una anciana nos mostró uno de esos documentos. En tinta azul y curiosa caligrafía se descifraba:


Los animales se dividen en (a) pertenecientes al Emperador, (b) embalsamados, (c) amaestrados, (d) lechones, (e) sirenas, (f) fabulosos, (g) perros sueltos, (h) incluidos en esta clasificación, (i) que se agitan como locos, (j) innumerables, (k) dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello, (l) etcétera, (m) que acaban de romper el jarrón, (n) que de lejos parecen moscas.





El texto completo en Nagara.






Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.