Columna Trajana



La Muerte, como el rabo de un mono
se enrolla en espiral sobre un poste
siempre creciente siempre creciente 
Gregory Corso

Pero la muerte sube hacia la vida
por siete cumbres de cansado brío
y te devuelve al tiempo, renacida
Dionisio Ridruejo


Se levantan imponentes sobre el Foro
Como un grito de mármol las columnas
Los capiteles labrados de acanto
Las geométricas cornisas abocadas 
En la ascensión silente de la piedra
A sostener la frágil cúpula del cielo
                                                        sobre Roma 
Nubes negras amenazan con cubrir
El sol aquella tarde en que la rosa
Ardía sin sospechar que el tiempo
Aventa las cenizas para hacerla
Polvo solo en el recuerdo
                                         pero entonces
El perro de la juventud meaba aún
El bronce que enverdece y mancha
El frío pedestal de las estatuas

Junto a la barandilla un guía
Eleva su ridículo paraguas
La señal para reunir alrededor
A una grey adolescente subrayando
Con un énfasis mecánico la rutina
De sílabas y nombres y las fechas
En que Apolodoro diseñó el mercado
La columna de Trajano y la basílica 
Ulpia y cómo la conquista y las riquezas
Del Lacio y de los dacios como esclavos
Se lee en la espiral ascendente
De los bajorrelieves pero nadie
Atendía a sus explicaciones

Un joven pálido y delgado
                                         casi un niño todavía
Con ridícula perilla que le hacía parecer
Un chino un chivo con acné abrazaba absorto
A una muchacha que eclipsaba para él
Todas las maravillas de la urbe
Y aun del orbe levantando para ella
Erguida a escala otra columna
Erigida para celebrar el triunfo efímero
De la vida sobre el tiempo

Y ella lo miró sonriendo y lo besó
Mordida plata de sus brackets
En los labios y le dijo
Ya te vale eres un cerdo
Y lo volvió a besar
Y empezó a llover con fuerza
Y corrieron hacia el autobús
Que debía llevarlos al hotel
Y don Higinio no los dejó
Sentarse juntos

Años después al verse
Sin saludarse porque el tiempo
Los ha convertido en extraños 
Aun recuerdan aquel día y la columna
Y piensan que esos 38 metros
Son la cifra la medida exacta
Que puede contener la eternidad

--MMM--

Ilustración: Giovanni Battista Piranesi, "Colonna Trajana" (1758)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*