Genética




y sin calor las manos regresan del poema
José Julio Cabanillas



En África mi abuelo fue
O eso decía muy serio
El soldado de su batallón
Con mejor puntería
                               ay
Prefiero no pensar
Cuál fue su blanco

Con los años sin embargo
Se fue quedando ciego
De leer decía y siempre
Lo recuerdo inclinado
Sobre su mesa rozando
Con las gruesas lentes de sus gafas
La superficie del papel
De un libro abierto

Los últimos años
Cuando iba a visitarlo
Y todo en esa casa era penumbra
Me pedía que le leyese
                                     él no podía
Aquellos libros de poemas
Romero Murube
Gabriel y Galán
Rafael Laffón
Foxá Pemán o Bécquer
Velados de amarillo y manchas
Oscuras de humedad

Otra vez si ya
Los recitas de memoria y él
Dios sabe viendo qué
Mirando al infinito
Sonreía

En la mili también yo
Presumía de tirar
Y un brigada gordo
Y con bastante mala leche
                                          me gritó
Joder macho deberías
Dedicarte a esto y dejarte
De mariconadas
Eso dijo
             exactamente

Y hoy
Al guardar las gafas en su estuche
Negro que parece un cargador
He visto el mismo gesto con los dedos
Las mismas manos
Borrosas y desenfocadas
De mi abuelo

Y he cerrado los ojos
Y he acariciado el lomo
Soldados alineados
De los libros
Ensayando ya
La despedida


--MMM--

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*