Nocturno




Inútilmente interrogas
desde tus párpados ciegos.
José Hierro

porque avanza la onda de la noche
y su ausencia de luz
Rosa Chacel

se acercó y marchó con ella
José Asunción Silva



Por qué no llenar de noches
Para siempre el mar
El mar en un incendio azul 
De alcohol el mar
El mar que ahora en la orilla
Bate el tiempo con sus olas y eran llamas
Una irisada crestería que el ocaso ahoga
Un cielo de Giorgione que amenaza
De vómitos de bronces en la espuma
Una espiral de pájaros
                                    un torbellino
De sienes el acero y las astillas
O espina de la rosa en el latido
Buscando del dolor el justo medio

La nube de ceniza perforada de astros
Con un brillo de estrellas y caen gotas
De lluvia gruesas que la arena seca
Templada húmeda la noche toda
De ausencias hecha sima y es la luna
Creciente un estilete frío que clava
Su punta muda en mis pupilas muertas

Han caído de su pedestal
Los bárbaros los empujaron
Los dioses que moldeamos con el barro
Del sexo y la saliva
                               dónde han ido
Los templos que erigimos en su nombre
Los cedros del aroma la corteza
Las blancas azucenas la camelia
Que florecía en tu aliento

Ya no vuela dorada
                               es sombra larga
La silva de tus manos en mi cuerpo
Y todo lo que fue inmenso
                                           junto a ti 
Ahora es pequeño
Y no tienen sentido las palabras

Para qué entonces la noche
                                             el mar el cielo
Las estrellas para qué la luna si tú ya
No puedes verla


--MMM--
Fotografía: © Andrea Galluzzo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*