marruecos

Marruecos.
Alguna vez. Alguien y yo.
Recordé no haber aprendido nunca a tocar el piano o no
llorar por no amar París con música de violines de fondo.
La certeza de las pastillas y las manos temblorosas.
Las noches rancias en una ciudad de fantasmas
que siempre resucitan para iluminar como faros.
Marruecos.
Alguna vez. Alguien y yo.
                                                 [ no en esta vida.


+


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*