Marina



"y por tus largos muslos"
Antonio Colinas

"Venus salida del mar"
Danza Invisible


Las sombras afiladas cada tarde
Se tornan lanzas de crepúsculo en la herida
Ofrecida al tiempo como llaga en sacrificio
Y quiero desangrar morbosamente
La noche en el alcohol y recrearme
En recuerdos ya lejanos y apurar
El último marlboro del paquete
                                                 y pienso en ti
En tu boca de humo dulce breve brasa
En tu cuerpo recostado de alabastro
Como un sueño adolescente en la toalla
Extendida con urgencia de pinazas
Inflamadas en la estera de una arena
                                                           interminable

Jamás te llamaría aunque pudiera
                                                      es verdad
Y creía haber memorizado
Tu número en la agenda extraviada
En la última mudanza
                                  una de tantas
Que era al menos la esperanza de que el tiempo
Pudiera revertirse y ser de nuevo
Pero es tarde y lo perdí
Tu número
                 el tiempo
                                 digo
                                         y ya
Es imposible
                     recuperarlo

Poco más sabía de ti
Sólo recuerdo
Que eras algo mayor que yo
Un par de años al menos que eran
Un océano para unos niños
Que jugaban a ser hombres y eras tú
La diosa alzada sobre el presbiterio
De unas piernas infinitas y distante
Salacia salida
                      de la espuma de las olas

Y hecha carne me elegiste a mí
A mí lleno de granos y con gallos
En la voz
               la cresta siempre erguida
De pensar en ti
                         Marina
La madrileña
La de las tetas grandes que tenía
Un vespino propio y un bikini
De triángulos y unos ojos
Claros como un verano en El Rompido
La que me amó sólo una noche
Entre dunas persiguiendo
Un mar donde poder perderse

Desde entonces cada año 
                                          avergonzado
Fueron muchos en el camping
Temí encontrar tu densa voz de agua
El eco de tu risa transparente
                                               a borbotones
La caricia sibilante de tu lengua en mi mejilla
Y recordaba
Tu pelo recogido y en tus manos
El perfume rubio de un cigarro consumido
El aroma a niña pija y a colonia
                                                  de Don Algodón

Nunca una tía
                      no ya tan buena
Es la verdad
                    ninguna tía
Había llevado conmigo la iniciativa
Y esa noche me sentí
Como un muñeco
                             un puto imbécil
Y en eso
               apenas he cambiado
Pero tal vez
                   lo reconozco
Me acojoné
                   y no fue tan grave
Ni fue motivo para evitarte
Pero comprende que
Perdido entre tus piernas preocupado
Por no correrme en dos minutos
Lo último que podía esperar
Era que fueras a meterme
Un dedo en el culo

--MMM--

Imagen: © Costa Dvorezky, "Kiss".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*