DOS POEMAS INÉDITOS

SIN LÍMITES

Un furor extraño nos habita

derramados  tras el goce,

contornos difuminados

en esta bruma primitiva.



Aliento estremecido de los cuerpos

en tango febril sureño,

palabras-dunas nos incitan

en la insinuación obscena de la tarde.



El bostezo de la piel nos sorprende

en verdades oscuras,

mejillas que ocupan

el temblor desvelado. 







DELETREO

Ama el mundo y sus vocales  

en el erial frío de los martes,

retales de tiempo sobrevenido

en el edredón oblicuo de los días.



Vacilan consonantes en las costillas

por debajo de la angustia.

Metáforas ahogadas

revuelven sus pestañas.


 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*