sábado de




Y ella dice -se dice-: te daré mi aliento. Y el cuerpo empaña a su creadora, el aliento la toca y nace, nace gimiendo cuando su otra mano toca, nace ciega y jadeante hasta la humedad que empapa su entrepierna y el vidrio que la separa de la verdadera existencia. Ella nace y se sabe reflejo.


Javier Noya


para leer a Javier Noya, acá


+

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.