hola gorrión 2012-09-01 14:15:00

A veces le sobreviene esta tristeza irreparable, este aire de animal apaleado que arrastra por las calles junto al vestido y los zapatos. Busca entonces en la casa, olfatea los recodos y los muebles, busca allá en el porche un lugar que quizás un día fue suyo y hoy no es más que los fantasmas, el lugar donde la mujer de oriente la amó hasta la tragedia, con esa locura que le era propia y que nunca, en todos estos años, ha encontrado ella en otro cuerpo.

Busca con el hambre que sentía de niña y que algunas veces, algunas mañanas calurosas, le sacude el espinazo y la trae hasta mí, serena la mirada y sin embargo, este temblor, la tristeza oscurecida que la obliga a salir y a rastrear, sabiendo, siempre consciente de que nunca más habrá de hallarla, nunca más estará la mujer donde estuvo en otro tiempo.

(...)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*